Banca italiana: un 2,5% de su PIB

El contratiempo de la banca italiana es un problema menor para el conjunto de la UE. Sin embargo, como consecuencia de las fuertes caídas en bolsa tras el brexit, los bancos saltaron a las portadas de los periódicos magnificando el riesgo al que nos estábamos enfrentando. El 12% del total de los préstamos en Italia no están al corriente de pago, lo que representa unos 200.000 millones de euros. De esta cifra, se estima que en torno a 80.000 millones no están bien provisionados, por lo que se puede llegar a la conclusión de que las necesidades de capital de los bancos italianos no van a ir más allá de los 40.000 millones de euros, es decir, un 2,5% del PIB italiano.

JRIturriaga-ABC-18-07-2016Con estas cuentas, el propio Gobierno italiano se podría enfrentar a este problema sin necesidad de ayuda externa. Sin embargo, en esa afición un punto sádica de los anglosajones de poner el foco en las debilidades del proyecto europeo, el riesgo no es la magnitud del mismo sino cómo se articula la solución. La nueva regulación europea establece que a partir de 2015, antes de rescatar un banco (bail out), tienen que haber apechugado previamente (bail in) no sólo los accionistas, sino también los tenedores de deuda en todas sus versiones, incluso la senior y hasta los depositantes (salvo los primeros 100.000 euros por persona y entidad cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos). Los discípulos del apocalipsis argumentan que esta es la única forma de hacerlo, lo que tendría consecuencias muy negativas para el conjunto del sistema financiero del país y del resto de Europa.

Todo queda limitado, por tanto, a cómo se implemente una solución política, lo que no debería representar mayor problema dadas las circunstancias y teniendo en cuenta que se está terminando de poner la casa en orden.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Últimas entradas de José Ramón Iturriaga (ver todo)

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.