Bankia-BMN: La primera ficha del dominó

La semana pasada, el FROB anunció la decisión de fusionar los dos bancos en los que participa. Probablemente antes de verano la esperada unión contará con todas las bendiciones, pendiente sólo de la aprobación de la operación en junta de accionistas en cada una de las partes. La fusión de Bankia, de la mano de Goirigolzarri, y BMN tiene todo el sentido industrial y económico. Las fusiones de entidades financieras crean valor para sus accionistas por las sinergias tanto en costes –sobre todo- como en ingresos –las menos-. Y es lógico que el principal accionista de las dos quiera llevarse sino todo, sí gran parte de las mismas. Desde el punto de vista industrial, en un entorno de rentabilidades magras como consecuencia del nivel de los tipos de interés y con el supervisor empujando el proceso de concentración, no tiene mucho sentido tratar de seguir luchando contra los elementos. Esta operación resulta del todo lógica y representa el inicio de la última fase del proceso de concentración en el sector bancario español.

El resto de fichas del dominó irán cayendo más pronto que tarde. Banco Popular es claro candidato a ser comprado y la desinversión del FROB de la nueva entidad fusionada también podría terminar en algún tipo de operación corporativa –la fórmula se la dejo a los banqueros de inversión que son gente con mucha creatividad–. Liberbank, Unicaja, Ibercaja también son susceptibles de ser comprados por los grandes bancos españoles –Santander, BBVA, Caixa e incluso el Sabadell– que ya están empezando a mover ficha. Hasta ahora habían sido comedidos por distintas razones pero de un día para otro parece que todo se ha alineando para que se tiren a la piscina. Normalización de la percepción del riesgo político, mejora de las cuentas de resultados, cambio de tranco de la política monetaria, recuperación del precio del residencial, etc… Es probable que los grandes bancos no quieran dejar pasar la oportunidad, entre otras cosas porque alguno de fuera se les puede adelantar. No es descartable que alguno de los grandes bancos extranjeros que llevan muchos años tratando de hacerse hueco en nuestro país con poco éxito aprovechen la ocasión para hacerse con una cuota de mercado impensable hasta ahora. Más aún si tenemos en cuenta que el objetivo del supervisor europeo es que la consolidación del sistema bancario se haga a nivel europeo.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Últimas entradas de José Ramón Iturriaga (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.