El camino de los ‘Animal Spirits’

Lo más importante de las últimas semanas es algo difícil de cuantificar. Se trata de un aspecto cualitativo: la percepción de que los famosos Animal spirits que definió Keynes hace ya tiempo que han echado a andar. Hemos pasado de una recesión, que se retroalimentaba generando una espiral perversa que casi nos lleva por delante, a un momento en el que la mayoría tenemos la sensación de que las cosas empiezan a ir mejor y conviene no perdérselo. Resulta difícil cuantificar la buena evolución en el estado de ánimo general, pero el optimismo constituye el mejor combustible para el crecimiento, que a su vez se retroalimenta: la recuperación llama a más recuperación. Ese es el momento en que nos encontramos actualmente en el Viejo Continente, el punto en el que nos lo empezamos a creer. Este movimiento es contagioso, progresivo y de una sola dirección y, lo más importante de todo, ya ha comenzado.

Este cambio en el estado de ánimo resulta evidente en la opinión que, por ejemplo, tienen las casas de análisis y las agencias de rating de entidades financieras españolas, el activo estigmatizado por excelencia durante estos últimos años. Lo importante en este caso es que los motivos que les han llevado a hacerlo eran perfectamente válidos hace varios meses. La evolución de los márgenes, la caída de la mora y de las provisiones, el repunte de los precios en el subsector del residencial, el cambio de discurso por parte del BCE o la última ronda del proceso de consolidación. Todas ellas son circunstancias que resultaban previsibles desde hace tiempo, sin embargo, es ahora cuando los analistas empiezan a sentirse cómodos y se tiran a la piscina. Lo que los sabios hacen al principio, el resto lo hacen al final.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Sígueme
Últimas entradas de José Ramón Iturriaga (ver todo)

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.