Carta del Gestor | Mayo 2017

Banco Popular era una de las veintidós posiciones del fondo en el momento del anuncio de la adquisición de la entidad por parte del Santander. El peso del valor en la cartera en dicho momento era inferior al 2%. Así, el fondo, incluyendo la pérdida que ha supuesto la inversión en Banco Popular, acumula una rentabilidad de 8,53% en el año.

Los argumentos para tener en cartera el Banco Popular eran que, con la información de que disponía y a pesar del probable déficit de provisiones de la entidad en un proceso de venta como en el que estaba inmerso, el precio que podían obtener los accionistas era superior al que cotizaba. Al final, el desenlace de la operación ha sido distinto del que esperaba.

El potencial de la cartera actual sigue siendo elevado.

En el caso del sector bancario, en concreto, los argumentos siguen intactos e, incluso, se han reforzado en los últimos meses. Recuperación de márgenes -tanto por diferenciales como por volumen-, caída de la mora, apalancamiento a la normalización de tipos de interés y recuperación del precio del residencial y la creación de valor que supone el proceso de consolidación del sector ya en marcha.

El sector inmobiliario continúa en franca recuperación y sus valoraciones siguen siendo muy atractivas. Los incrementos de valor a futuro, más que por mayores precios del subyacente, van a venir de la mano de la recuperación de las rentas, a cuyas cifras se trasladará el aumento de los niveles de ocupación, así como la paulatina recuperación de la inflación.

Las compañías de consumo cíclico, en sus distintas versiones, también están recogiendo en sus cuentas de resultados la clara recuperación de la economía española. Algunos sectores van por delante, como los hoteles, y otros van por detrás. Sin embargo, todavía estamos lejos de lo que podemos considerar un año normal medio de ciclo y, desde luego, no está recogido en las valoraciones actuales.

La progresiva normalización de la percepción del riesgo en la que estamos inmersos ha devuelto el protagonismo a los fundamentales. Estos, en el caso de la bolsa española, brillan con luz propia y ya se están imponiendo. Nada hace pensar que la bolsa vaya a dejar de subir y, además, a subir como está subiendo. Así las cosas, tenemos la cartera ideal.

Después de lo vivido los últimos años, si analizamos el comportamiento del fondo en el largo plazo, hoy podemos confirmar que la filosofía de inversión es válida. En este periodo, ha habido aciertos y errores, pero lo importante es que los primeros han sido mayoría y han aportado más rentabilidad de la que han quitado los segundos. Y no tenemos argumentos para pensar que esta tesis inversora pueda perder validez a futuro, sobre todo si se tienen en cuenta los tiempos especialmente interesantes que hemos vivido desde el nacimiento del fondo.

José Ramón Iturriaga

José Ramón Iturriaga

Gestor de los fondos de inversión Okavango Delta FI, Kalahari FI y Spanish Opportunities. También gestiona el plan de pensiones Okavango PP. Es socio de Abante Asesores y colabora habitualmente con medios de comunicación como ABC y OndaCero, entre otros.
José Ramón Iturriaga

1 comentario

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *