EEUU: esperando al consumo

Es muy probable que la economía americana, contra muchos pronósticos, tenga un buen final de año. El ajuste de inventarios, culpable de los lánguidos datos conocidos recientemente, está terminando. Mientras tanto, y esta es la clave, el mercado laboral da muestras de un extraordinario dinamismo y los datos de empleo mejoran por semanas. Esta mejora ya se está trasladando a los salarios, que es lo que importa, y a medida que se recuperen, el consumo interno (verdadero motor de la economía americana) ganará tracción. Cuando dicho momento llegue, estaremos ante la constatación de la salida de un bucle en el que han estado inmersos los últimos años y la vuelta al tradicional círculo virtuoso de mayores sueldos, más consumo y más empleo.

jri-abc-19-09-2016Evidentemente, el final feliz del cuento es que esta recuperación trae consigo subidas de precios, uno de los principales indicadores que siguen los bancos centrales para tomar la decisión de cerrar el grifo. Los preliminares han sido muy largos y aunque estamos todavía en los primeros compases del baile, esto ya ha empezado. Así, durante los próximos meses veremos mejores datos de actividad que echarán por tierra –una vez más– los malos augurios y traerán consigo un ligero repunte de la inflación que en ningún caso será preocupante. Es lo que los americanos definen como sweet spot.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Sígueme
Últimas entradas de José Ramón Iturriaga (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.