El BCE sale de su rincón

En esta página siempre estamos a vueltas con lo que hace o deja de hacer el BCE. En la reunión de la semana pasada no hubo mayores sorpresas, no suele haberlas en política monetaria. Las decisiones normalmente se anticipan para no coger a nadie con el pie cambiado y que no haya sobrerreacciones en el mercado. Y precisamente de eso trató esa reunión: hay que buscar una coartada para salir del rincón en el que les ha metido el mercado. Las contraindicaciones de la actual política monetaria son evidentes y ahora toca salir de ahí.

La excusa que ha encontrado la flamante presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha sido lanzar una revisión estratégica de la política monetaria, algo que llevaba casi veinte años sin suceder. Desde los objetivos de inflación a la forma en la que se mide, pasando por cuáles tienen que se los objetivos de la política monetaria. Se trata de encontrar argumentos que les permitan salir de la situación actual sin perder mucho la cara.

Además, al hacerlo de esta forma, se anticipa al mercado que en los próximos meses se van a replantear las cosas y, en cierta forma, actúa de guía.

Ya sea porque se relajan los objetivos de inflación, o porque la nueva forma de cálculo hace que esta sea más alta, lo más probable es que la revisión estratégica sirva para que, como pasa hoy, la autoridad monetaria europea no sea rehén de sus políticas.

Todo lo anterior se hará sin poner en riesgo el crecimiento económico. Por eso es importante que la macro de una tregua. Si, como se espera, la recuperación económica coge tracción en los próximos meses, el BCE aprovechará la ventana de oportunidad para salir del agujero.

Como ya han hecho otras autoridades monetarias –la última ha sido el banco central sueco la semana pasada–, hay que dejar atrás los tipos negativos. Las distorsiones que provoca son enormes en todos los ámbitos. Empieza a desincentivar el consumo en sociedades como la alemana, en el que estos tipos penalizan mucho al ahorro. Supone un riesgo añadido a la sostenibilidad de los sistemas de pensiones. Daña la cuentas de resultados de bancos y aseguradoras. Y propicia una ineficiente asignación de los recursos financieros. Estaríamos peor si no lo hubiéramos hecho, pero eso ha dejado de ser una excusa.

Ya no.

Artículo publicado en ABC.

Sígueme

José Ramón Iturriaga

Gestor de los fondos de inversión Okavango Delta FI, Kalahari FI y Spanish Opportunities. También gestiona el plan de pensiones Okavango PP. Es socio de Abante Asesores y colabora habitualmente con medios de comunicación como ABC y OndaCero, entre otros.
José Ramón Iturriaga
Sígueme

Latest posts by José Ramón Iturriaga (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.