El comodín de la economía

El presidente del Gobierno en funciones ha utilizado el comodín de la economía. En su periplo por Japón, ha asegurado que la razón principal por la que tiene que ser investido presidente en julio y no en agosto o en septiembre es la economía. Esta sentencia tan contundente da pie a algunas reflexiones.

Nuestra economía se ha comportado muy bien durante los últimos años. No sólo crecemos más que el resto de países comparables, sino que lo hacemos mejor que nunca. Por vez primera, España crece sin necesidad de endeudarse en el exterior, ahorrando, como lo hace Alemania, gracias al superávit de la balanza por cuenta corriente. En los últimos cinco años, este crecimiento se ha dado con dos Gobiernos de signo distinto sin las mayorías parlamentarias necesarias para impulsar nada importante. Fueron las medidas que se tomaron anteriormente las que han transformado el cuadro económico español. Desde mayo de 2010, cuando a Zapatero Bruselas le hizo abjurar de sus planteamientos buenistas y suicidas, a las reformas estructurales que Rajoy hizo bajo la amenaza de un rescate, que finalmente se limitó al sector financiero. Y esto nos lleva a la segunda reflexión. Los últimos doce meses la economía ha aguantado muy bien la desaceleración económica mundial.

Y esto se debe sobre todo a lo que no se ha hecho ya que, en este tiempo, Sánchez, al margen de algunos gestos de cara a la galería, tampoco ha podido tocar gran cosa. Y en lo que a intenciones se refiere, no parece que lo esgrimido en la campaña electoral –subidas de impuestos, incremento de gasto, «retocar» la reforma laboral– suene bien. Todo lo contrario.

Por lo tanto, si el argumento es el económico, probablemente lo deseable sería una repetición de las elecciones. Aunque no vaya a cambiar gran cosa en lo que a los bloques se refiere, sí debería servir para aunar voluntades dando paso a la única mayoría que ahora suma –y que probablemente volvería a sumar después– y que desde el punto de vista económico sería la mejor de las soluciones. Una coalición de gobierno del PSOE con Ciudadanos podría impulsar algunas de las reformas pendientes –pensiones, financiación autonómica, etc.– con una amplia mayoría y planteamientos razonables.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Sígueme

José Ramón Iturriaga

Gestor de los fondos de inversión Okavango Delta FI, Kalahari FI y Spanish Opportunities. También gestiona el plan de pensiones Okavango PP. Es socio de Abante Asesores y colabora habitualmente con medios de comunicación como ABC y OndaCero, entre otros.
José Ramón Iturriaga
Sígueme

Latest posts by José Ramón Iturriaga (see all)

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.