España está mejor que nunca

Son buenas fechas y este año, quizá por la zozobra política que nos rodea, es mejor que ninguno para hacer un alto en el camino y recapitular los últimos cuarenta años de desarrollo económico en España.

Y aunque las sensaciones puedan ser otras por el sesgo tan enorme que lo inmediato tiene en nuestras percepciones, lo que ha pasado en este periodo ha sido del todo extraordinario. La población en España se ha incrementado en más de diez millones de personas. Los inmigrantes han pasado de ser algo muy marginal a ser casi cinco millones. E importa recordar que detrás de las grandes tendencias macroeconómicas siempre está la demografía.

La esperanza de vida, que es probablemente el indicador que mejor sintetiza el nivel de desarrollo de un país, ha pasado de 74 a 82 años, convirtiendo a España en uno de los países más longevos del mundo. Aunque pueda sonar a una época muy lejana, hace cuarenta años en España la mortalidad infantil era de dieciséis de cada mil, hoy no llega a tres.

La renta per cápita se ha multiplicado por 15. Los tipos de interés han pasado del 20% a donde están ahora de la mano de la caída de la inflación que ha recorrido un camino similar. El porcentaje de universitarios, hoy de un 30% de la población total, no llegaba al 4% hace cuarenta años. La población activa en estos cuarenta años ha crecido en diez millones de personas. El número de coches ha pasado de ocho millones pelados a los más de treinta actuales. Y así podríamos seguir desgranando prácticamente todas las partidas que confirman que lo que ha vivido España estos últimos cuarenta años ha sido del todo extraordinario.

Son cuentas y lo demás son cuentos. Vivimos mejor de lo que se ha vivido nunca. La falta de reconocimiento por parte de muchos daría para escribir una tesis doctoral. Quizá se deba a un sentimiento de inferioridad o algo que se me escapa por completo.

Y, llámenme loco, el futuro es todavía más prometedor de lo que han sido las últimas décadas. El punto de partida es mucho mejor y el mundo también. Y dentro de cuarenta años podemos volver a hacer este ejercicio, y veremos como la evolución de muchas de las métricas será igual de sorprendente. De eso tengo poca duda. Feliz Navidad.

Artículo publicado en ABC.

Sígueme

José Ramón Iturriaga

Gestor de los fondos de inversión Okavango Delta FI, Kalahari FI y Spanish Opportunities. También gestiona el plan de pensiones Okavango PP. Es socio de Abante Asesores y colabora habitualmente con medios de comunicación como ABC y OndaCero, entre otros.
José Ramón Iturriaga
Sígueme

Latest posts by José Ramón Iturriaga (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.