El euro/dólar y las razones correctas

Son muchos los inversores que se preguntan si el reciente movimiento de la divisa americana tiene alguna explicación. Si nos atenemos a los parámetros tradicionales que fijan el tipo de cambio –diferenciales de tipos de interés y de crecimiento–, una fuerte depreciación del dólar no tiene mucho sentido. Estados Unidos crece más que Europa y va por delante en el proceso de normalización de su política monetaria, por lo que el tipo de interés que paga por su deuda es mayor, bastante mayor de hecho: el diferencial es el más alto desde que el euro existe. Además, por si lo anterior no fuera suficiente, hace pocas semanas se ha aprobado una fuerte bajada de impuestos en Estados Unidos que, en principio, debería traducirse en más crecimiento, tipos más altos y el fortalecimiento del dólar. Sin embargo, de eso, nada de nada. El dólar no hace otra cosa que caer.

20180129 EQED JRIturriagaY la duda continúa: ¿qué puede estar detrás de este movimiento que nos pilla a todos con el pie cambiado? Lo primero, probablemente, sea justo eso, que nadie esperaba que se fuera a producir. La gran mayoría de inversores está de un lado y, aunque pueda parecer poco técnico, suele ser un gran argumento para que el movimiento continúe. Por otro lado, quizá debamos pensar más en la fortaleza del euro que en la debilidad intrínseca del dólar. Tras haber cotizado el fin del mundo durante mucho tiempo, parece que, en Europa, y en concreto en la zona euro, empieza a salir el sol. La victoria de Macron es el hito que marcará en los libros de historia el final de la crisis del euro. Y, además, parece que la economía europea, tras varios años sin destacar por nada bueno, está cogiendo tracción. No es que vaya a crecer más que la americana, pero sí está batiendo la mayor parte de las estimaciones.

Por lo tanto, y asumiendo que el comportamiento del dólar solo se puede explicar con el retrovisor y no siempre, el fuerte movimiento de los últimos meses se ha producido, por así decirlo, por las razones correctas. Reducción de la percepción del riesgo y un mayor crecimiento de lo esperado en Europa. A partir de ahora, lo lógico sería que los diferenciales de tipos y de crecimiento se volvieran a imponer y que el dólar recuperara parte del terreno perdido. Eso sí, no me apostaría una comida.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga

Gestor de los fondos de inversión Okavango Delta FI, Kalahari FI y Spanish Opportunities. También gestiona el plan de pensiones Okavango PP. Es socio de Abante Asesores y colabora habitualmente con medios de comunicación como ABC y OndaCero, entre otros.
José Ramón Iturriaga

Latest posts by José Ramón Iturriaga (see all)

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.