Europa VS Estados Unidos

La Bolsa americana, a pesar de la caída de los últimos días, se mantiene al alza y prácticamente en máximos. La bolsa europea, sin embargo, se encuentra muy próxima a los niveles del mes de mayo. En este plazo, el euro/dólar ha pasado de 1,09 a su máximo reciente de 1,19 dólares por euro.

Así, lo que pueda hacer la Bolsa europea en los próximos meses parece estar muy correlacionado con lo que suceda en la cotización el euro. En meses anteriores, los sectores más afectados por la fortaleza del dólar lo han hecho peor y, en cambio, las compañías estadounidenses se han beneficiado de la debilidad de su divisa.

EQED - JRIHasta el mes de mayo, la subida del euro y las Bolsas europeas iban de la mano. Desde entonces, parece que superar ese nivel ha supuesto romper con esta correlación.

Aunque no se pueda descartar que el euro siga subiendo, parece poco probable que lo haga al mismo ritmo que ha mostrado recientemente. Sin duda, la economía europea va a mantener los vientos de cola y, adicionalmente, puede haber noticias positivas en lo que se refiere a las reformas en Francia.

Sin embargo, no resulta razonable que los bancos centrales, que parecían estar cómodos con el equilibrio previo, vayan a dejar que un movimiento brusco de las divisas eche por tierra su labor. La repentina fortaleza del euro está, en cierta medida, cuestionando la intensa labor de coordinación de los bancos centrales de estos últimos tiempos, pero nada más.

En los próximos días, en la reunión anual que tienen los banqueros centrales en Jackson Hole, podremos ver como de cómodos se encuentran con la situación actual o si, por el contrario, no están dispuestos a que un movimiento inesperado del dólar modifique su hoja de ruta. Como suele decirse, no luchen contra de los bancos centrales («don´t fight the Fed»). Yo no lo haré.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Sígueme
Últimas entradas de José Ramón Iturriaga (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.