Impacto económico de la crisis sanitaria

Cabe poca duda de que el impacto económico de la actual crisis sanitaria va a ser muy grande. Echar el cierre del país durante unas semanas no es inocuo, sobre todo en una economía con gran peso del sector servicios –en especial el turismo, que representa más del 11% del PIB– y mayoritariamente formado por pymes. El mayor impacto va a venir por la caída del consumo, que casi representa el 70% del PIB, a lo que se suma el turismo y, en menor medida, el sector exterior.

Ahora bien, hay que entender que la naturaleza de esta crisis tiene que ver con la economía real y no con la financiera, como sí sucedió en 2008. Esta diferencia es clave: hoy no hay ninguna duda de la salud del sistema financiero, no hay problemas de endeudamiento privado y no hay burbuja en el sector inmobiliario. Y fue precisamente el colapso del sistema financiero lo que determinó el alcance –profundidad y duración– de la última recesión. Ahora, la mejor situación del sistema debería ayudar a reconducir la crisis más rápidamente.

El alcance de la contracción económica vendrá determinado por el tiempo que tardemos en recuperar cierta normalidad, lo que dependen de la gestión de la crisis sanitaria. Tardaremos más o menos en levantar cabeza, pero la diferencia es de semanas, no de años, como nos ha demostrado China donde, tras varias semanas con el cierre echado, la actividad se recupera a buen ritmo.

Poner números al alcance de la actual crisis resulta difícil. A los evidentes efectos directos hay que descontar las medidas que se están adoptando tanto en política monetaria como fiscal. Además, tenemos que valorar las consecuencias de la fuerte caída de los precios del petróleo, o el hecho de que esta crisis vaya a descartar algunas de las medidas económicas más controvertidas –contrarreforma laboral o la armonización fiscal–.

En definitiva, muchos interrogantes, pero la seguridad de que una vez se reconduzca la crisis sanitaria, la economía recuperará y los graves daños se restituirán. La pelota está en nuestro tejado. Los «animal spirits» harán lo demás.

Artículo publicado en ABC.

Sígueme

José Ramón Iturriaga

Gestor de los fondos de inversión Okavango Delta FI, Kalahari FI y Spanish Opportunities. También gestiona el plan de pensiones Okavango PP. Es socio de Abante Asesores y colabora habitualmente con medios de comunicación como ABC y OndaCero, entre otros.
José Ramón Iturriaga
Sígueme

Latest posts by José Ramón Iturriaga (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.