Incertidumbre: ¿salir peor?

El futuro es incierto por definición. Hoy, sin embargo, la sensación generalizada es que se plantean muchos más interrogantes que en otros momentos de la historia reciente. Cunde el escepticismo y cuando se supera un hito, sea cual sea el desenlace del mismo, ya buscamos el siguiente con la mirada que, al igual que el anterior, siempre plantea una dicotomía definitiva, un todo o nada. Blanco o negro. Susto o muerte.

abc-jriturriaga-28-11-2016Y no pretendo infravalorar las incertidumbres que a tantos, de un color u otro, les quitan el sueño; nada más lejos de la realidad. Sin embargo, con algo de perspectiva histórica no tengo la sensación de que la encrucijada actual tenga la importancia que le estamos atribuyendo. Es evidente que los riesgos se han magnificado de un tiempo a esta parte y que la larga crisis económica es tierra abonada para todo tipo de elucubraciones catastrofistas.

Pero no hay por qué pensar que vayamos a salir peor de lo que ya estábamos. Soy de los que opina todo lo contrario: en el peor de los casos algunos se quedarán igual que antes, mientras que otros, la mayoría, podrán decir que no han desaprovechado la crisis.

Hay ejemplos de historias de éxito allí por donde pasamos. Algunas muy cerca. El caso de España constituye el mejor ejemplo de un país que ha sabido aprovechar una crisis para dar la vuelta al modelo productivo, haciéndolo más competitivo y eficiente. Por otro lado, Bankia puede ser una de esas historias cuyo triunfo es el de todos. Y existen otros muchos casos que, habiendo sido exitosos, y en algunos casos la medida del éxito era la supervivencia, no han recibido la atención que sí han tenido los fracasos, mayores o menores, y, sobre todo, las incertidumbres.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Sígueme
Últimas entradas de José Ramón Iturriaga (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.