Janet Yellen, banquero central

La Reserva Federal cumplió con lo esperado y subió los tipos de interés. Es la tercera subida en diez años –aunque las dos últimas se hayan producido en el plazo de tres meses– y el tono de la intervención de la presidenta, Janet Yellen, fue moderado, y aún nos encontramos lejos de políticas monetarias que se puedan considerar restrictivas.

Quizá lo más importante de la reunión fue que Yellen retomó el discurso más conciliador. En su anterior intervención, justo tras las victoria de Trump, enfatizó que las políticas fiscales expansivas cacareadas por el nuevo presidente podrían resultar perjudiciales porque pondrían en riesgo el actual planteamiento de política monetaria. Sin embargo, de su rueda de prensa posterior se desprende que ha vuelto a la casilla anterior. En este juego de las siete y media que es la fijación de los tipos de interés, en la situación actual y tras la recesión que hemos sufrido, en la FED tienen claro que mejor pasarse y subir los tipos tarde que anticiparse y truncar la recuperación.

Es muy probable que los tipos suban algo más este año pero en ningún caso alcanzarán niveles que supongan un obstáculo para la recuperación de la economía. Tenemos  por delante todavía una temporada de tipos razonablemente bajos a nivel global, lo que va a seguir alimentado la recuperación económica de forma sincronizada. ¡Qué bueno que los banqueros centrales se comporten como tales!

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Últimas entradas de José Ramón Iturriaga (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.