La banca y el entorno de siempre

La semana pasada se celebró en Madrid una interesante conferencia internacional sobre la situación de la banca, centrada, sobre todo, en los retos que afronta el sector. Y quizá lo más destacable sea eso: en la medida que se habla de nuevos retos, se está dando por cerrada la crisis. Las preguntas al ministro de economía y al gobernador del Banco de España, protagonistas indiscutibles en otras ocasiones, fueron casi de cortesía. Ya no hay dudas sobre la situación de los balances o los niveles de capital y todos parecían conscientes del paso de gigante que ha supuesto la Unión Bancaria en la zona euro. Los debates se centraron en tres temas: riesgo regulatorio, retos tecnológicos y búsqueda de rentabilidad.

EQED-noviembre-JRIturriaga-Jose-Ramon-IturriagaComo muchas otras veces, los reguladores tienden a sobreactuar tras una crisis de marcado carácter financiero, Endurecen requisitos de capital y abren debates técnicos con el objetivo de limitar riesgos futuros. Y hemos llegado, de nuevo, al punto en el que los bancos explican al supervisor que un exceso de regulación es contraproducente. Tras el tira y afloja habitual y algunas propuestas de cara a la galería, lo más probable es que se llegue a un acuerdo en el que las exigencias a los bancos no se traduzcan en menos dinero en manos del público, una baza habitual de la banca en las negociaciones.

Por otro lado, que el reto tecnológico sea uno de los principales temas a debate ya constituye una buena noticia. Es un síntoma claro de vuelta a la normalidad. Y la conclusión es que no hay conclusión: se sigue debatiendo de los mismos temas que hace veinte años. Y nadie parece tener muy claro si se trata de una transformación del negocio o solo representa una forma nueva de relacionarte con los clientes. No parece haber consenso acerca de si la manida digitalización o el big data son un riesgo o una oportunidad. Lo único seguro es que a estas alturas, varios años después de que empezáramos a hablar de internet, nadie tiene el modelo definitivo.

Y por último, la rentabilidad del sistema financiero o, como en este caso, su ausencia, fue la muletilla de todos los ponentes. En este entorno de rentabilidad, “cómo me vas a exigir esto”. Y al revés, “cómo no vas a permitir una última vuelta de tuerca en el proceso de concentración”. A veces da gusto volver a entornos conocidos.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Últimas entradas de José Ramón Iturriaga (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.