La enésima sobrerreacción de los mercados

El sector bancario ha sido el sector que más ha sufrido las caídas de la semana pasada como consecuencia de las decisiones del BCE. En un primer momento, y coincidiendo con el anuncio de las nuevas subastas de liquidez, los bancos reaccionaron bien, pero la fuerte revisión a la baja de las estimaciones de crecimiento pesó más y motivó la caída. Se retrasan las subidas de tipos y con ello la recuperación de los resultados de la banca. Sin entrar de nuevo en el debate sobre si los tipos subirán o no y en qué plazo, la clave para considerar a los Bancos una buena idea de inversión es que incluso en esta situación se encuentran extremadamente baratos.

En el caso concreto de la banca española, el ROE –retorno sobre el capital– se incrementó en dos puntos porcentuales el año pasado con un Euribor en negativo. Es decir, en un año en el que el precio del dinero –el principal activo de los bancos– ha estado en negativo la banca española ha incrementado su rentabilidad.

Hoy los bancos están cotizando a un PER de 6-9 veces y ofrecen una rentabilidad por dividendo superior al 5% con los tipos donde están. Sin ir más lejos, hoy se pueden comprar los bancos al mismo precio que en 2008 – 2009, cuando lo que estaba en juego no era la estabilidad sino la continuidad del sistema financiero mundial; o en 2012, cuando los inversores valoraban la posibilidad de que el euro saltara por los aires. Con independencia de cuándo suban los tipos, o cuánto se pueda desacelerar la economía, resulta evidente que la situación no resulta comparable.

Por ejemplo, no resulta creíble que una economía como la alemana con pleno empleo y sueldos subiendo casi al 5%, tipos de interés reales negativos –pero que muy negativos– y sin problemas de apalancamiento, vaya a tener problemas una vez pase la tormenta de los últimos meses. Yo desde luego no me lo creo.

Así, nos encontramos en la enésima sobrerreacción del mercado, otro ejemplo más de cómo se magnifican los riesgos desde hace un tiempo. Está todo el mundo del mismo lado jugando a una desaceleración europea que, bien mirada, se debe más a factores coyunturales que estructurales. Y llegados a este punto, cualquier mejora, por pequeña que sea, de la percepción de riesgo macroeconómico, elemento conductor de las últimas caídas, facilitará que los bancos recuperen el terreno perdido.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Sígueme

José Ramón Iturriaga

Gestor de los fondos de inversión Okavango Delta FI, Kalahari FI y Spanish Opportunities. También gestiona el plan de pensiones Okavango PP. Es socio de Abante Asesores y colabora habitualmente con medios de comunicación como ABC y OndaCero, entre otros.
José Ramón Iturriaga
Sígueme

Latest posts by José Ramón Iturriaga (see all)

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.