Lagarde es la persona

La semana pasada se celebró la primera reunión del Banco Central Europeo bajo la presidencia de Christine Lagarde. Y no defraudó para nada, todo lo contrario. Con un estilo menos sobrio que Draghi, la francesa consiguió pasar con nota su primera cita con la prensa. Algo que, en contra lo que se pueda pensar, no resulta en absoluto baladí. La comunicación de los responsables monetarios tiene al menos la misma importancia que la de los políticos. Se trata de una siete y media, pero a lo grande, en la que es igual de malo no llegar por mucho que pasarse. Y manejarse en ese difícil equilibrio no parece que le vaya a suponer ningún quebradero de cabeza a Lagarde, que llega al puesto con muchas horas de vuelo a sus espaldas. En este punto interesa recordar la respuesta que dio Greenspan hace ya unos cuantos años a un periodista: «Si usted dice que me ha entendido es que yo no me explicado lo suficientemente bien».

El mensaje de la máxima autoridad monetaria europea confirma que algo se mueve en Fráncfort. Además de trasladar una visión algo más positiva sobre el cuadro macroeconómico -lo peor está por detrás y hay síntomas de cierta recuperación-, con sus respuestas confirmó que el BCE no va a seguir empujando una cuerda. Enfatizó que están muy encima de las posibles contraindicaciones de los tipos de interés negativos. Y, aunque no quisiera destacarlo, sí vino a decir que en la medida que puedan saldrán del rincón en el que les ha metido el mercado. Además, y esta puede ser la mejor coartada para que el banco central deje de ser víctima de sus propias contradicciones, anunció una revisión estratégica de las líneas maestras de la política monetaria de la zona euro. Es una forma muy de banquero central de anunciar que no hay nada escrito en piedra y que habrá que adaptarse al signo de los tiempos. Esto servirá para dar carta de naturaleza a todas las políticas que se han adoptado y adaptarse al nuevo entorno de precios.

Largarde también destacó la importancia de trabajar de forma conjunta con los gobiernos, a los que exigió que cogieran el relevo de una política monetaria inane. En definitiva, se trata de dar continuidad al tímido giro que había dado el Banco Central tras el verano, con nuevos bríos y una bis más política. No sólo parecen las políticas adecuadas sino también en este caso la persona.

Sígueme

José Ramón Iturriaga

Gestor de los fondos de inversión Okavango Delta FI, Kalahari FI y Spanish Opportunities. También gestiona el plan de pensiones Okavango PP. Es socio de Abante Asesores y colabora habitualmente con medios de comunicación como ABC y OndaCero, entre otros.
José Ramón Iturriaga
Sígueme

Latest posts by José Ramón Iturriaga (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.