Las cuentas de Bankinter

Bankinter ha sido el primer banco español en publicar sus resultados. La entidad lleva muchos años inaugurando la temporada y siempre constituye un primer aviso de por dónde van las cosas. La semana pasada publicó los del segundo trimestre que, como todos sabemos, no ha sido un trimestre cualquiera. El mensaje gustó mucho a pesar de que el titular fue que por segunda vez en su historia registraba pérdidas trimestrales.

Estas pérdidas se deben exclusivamente a las provisiones que han dotado de acuerdo a sus modelos. Más allá de la correlación con el ciclo de los modelos y de que han utilizado el escenario base de previsiones económicas del Banco de España, el monto total de lo que prevén que les va a costar esta crisis no es como para escribir a casa. Han decidido dotar toda la posible pérdida en un solo trimestre y esperar a ver qué pasa.

Se trata de pérdidas esperadas en el mejor sentido de la palabra, pues su incidencia en la morosidad es nula. La mora del segundo trimestre fue inferior a la del primero y se situó por debajo de la del segundo trimestre del año pasado. Es muy difícil hacer previsiones, pero sería muy buena noticia que todo quedara en algo menos de los 200 millones de euros que han dotado..

El resto de partidas han sorprendido y refuerzan la idea con la que venimos insistiendo en los últimos meses: esta vez es distinto. El volumen de crédito continúa creciendo frente a la fortísima contracción de la última crisis. El dinero está llegando a la economía y no sólo a través del crédito con el aval del ICO, sino también las hipotecas. No es que hayan subido, pero tras el enorme parón del confinamiento durante el mes de junio los volúmenes ya están por encima del año pasado.

El banco ha pasado toda la pérdida prevista este año porque el reparto de dividendos está en el aire. Así, mirando para adelante, es más probable que recupere rentabilidades elevadas -por encima del coste del capital-, lo que asegura futuros repartos.

Todavía no sabemos qué ha pasado con el resto de bancos pero lo que apuntó Bankinter constituye una señal clara de por dónde pueden ir las cosas tanto en las cuentas del sistema financiero como en la economía en general. Y está claro: los bancos son parte de la solución y desde luego no el problema.

Artículo publicado en ABC.

Sígueme

José Ramón Iturriaga

Gestor de los fondos de inversión Okavango Delta FI, Kalahari FI y Spanish Opportunities. También gestiona el plan de pensiones Okavango PP. Es socio de Abante Asesores y colabora habitualmente con medios de comunicación como ABC y OndaCero, entre otros.
José Ramón Iturriaga
Sígueme

Latest posts by José Ramón Iturriaga (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.