Malos datos, peores titulares

La publicación de los datos de ventas de vivienda nueva en el mes de agosto tuvo gran eco en la prensa durante la semana pasada y conviene reflexionar sobre el tratamiento que se dio a esa información. La caída de las ventas fue portada en todos los medios que, en un gran porcentaje, daban el titular de forma alarmante sin entrar en las razones que hay detrás de esos datos.

Y si bien el dato es cierto, los motivos de dicha caída son del todo excepcionales pero, como suele decirse, no dejes que la realidad se lleve por delante un buen titular.

El cambio en el proceso de escrituración derivado de la nueva ley hipotecaria ha sido la razón fundamental que ha propiciado una lectura tan mala en el mes de agosto que, por cierto, se refiere a dos meses antes. Básicamente, desde la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria se exige que los compradores vayan dos veces al notario, la primera para que el notario les explique y, pasados quince días, para escriturar. Y en el mes que entró en vigor esto se tradujo en que durante dos semanas no se escrituraran nuevas viviendas. De ahí las fuertes caídas que motivaron las portadas y que alimentaron las tertulias de radio y televisión.

La realidad es la que es. La compraventa de viviendas se está desacelerando algo, sobre todo por el menor número de transacciones en las de segunda mano, ya que las operaciones con vivienda nueva siguen creciendo, aunque lo hace más despacio. Algo menos de crecimiento económico amplificado por unos medios de comunicación en los que las noticias económicas solo son malas noticias, unidas a las injerencias del Gobierno en materia del precio de los alquileres –lo que lógicamente desincentiva el interés de los grandes inversores– se han traducido en una cierta desaceleración que tiene más de coyuntural que de estructural.

El tratamiento de la noticia en los medios es razón más que suficiente para hacérselo mirar. Que la economía solo abra los periódicos y los telediarios cuando sucede algo malo no tiene pase, pero habrá que resignarse. Ahora, magnificar datos que tienen fácil explicación no tiene ninguna justificación más allá del sensacionalismo de poca monta.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Sígueme

José Ramón Iturriaga

Gestor de los fondos de inversión Okavango Delta FI, Kalahari FI y Spanish Opportunities. También gestiona el plan de pensiones Okavango PP. Es socio de Abante Asesores y colabora habitualmente con medios de comunicación como ABC y OndaCero, entre otros.
José Ramón Iturriaga
Sígueme

Latest posts by José Ramón Iturriaga (see all)

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.