Mayo y los dichos de los analistas de Bolsa

Como las flores, en primavera los inversores en Bolsa tiran de tópicos y dicen que hay que vender en mayo. Sin mucha base científica, es otra de las cosas que hemos importado de los anglosajones, que en esto de las finanzas siguen teniendo mucha ascendencia en el mundo. La razón que hay tras este dicho bolsero es que en esta época del año se puede empezar a constatar cómo es la evolución de los beneficios empresariales y si –como a veces pasa– las expectativas para el ejercicio están infladas o no. Es cierto que esto ha pasado algunas veces, pero no podemos decir que sea un análisis especialmente riguroso.

Este año, a la tradicional pájara primaveral hay que sumar las próximas elecciones francesas que tendrán lugar en pocas semanas y el buen año que llevamos en las Bolsas europeas. Más madera para los analistas del apocalipsis.

Tras esta línea argumental, y como consecuencia de lo miedoso que es el dinero, la superioridad intelectual de los pesimistas ha calado en el mercado financiero. Alguien que te recomienda vender independientemente de su argumentación es percibido como mejor.

Otro dicho asegura que un pesimista es un optimista bien informado, pero nada más lejos de la realidad. Hay muy buenos analistas más o menos cenizos en sus previsiones, pero no por ello dejan de ser la alegría de la huerta. Todo lo contrario: son precisamente aquellos capaces de mantener embridadas sus emociones los que normalmente acaban acertando más y mejor. No por ser pesimista nos convertimos mejor analista, si acaso al revés.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Últimas entradas de José Ramón Iturriaga (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.