El mundo y su dependencia de Estados Unidos

La economía global siempre ha dependido en mayor o menor medida de la evolución de Estados Unidos para crecer. Y tras la crisis financiera estos últimos años, la dependencia ha sido mayor aún. Sin embargo, últimamente, y a pesar de que en Norteamérica las cosas no van tan bien y que las expectativas de un impulso gracias a las políticas fiscales se han disipado, parece que China, Japón y Europa han cogido el relevo. Hoy, Estados Unidos no es el único motor de crecimiento en el mundo.

El Fondo Monetario Internacional prevé que el mundo crezca un 3,5% este año y algo parecido el que viene, habiendo revisado al alza sus estimaciones de crecimiento para China, Japón y Europa. Las dos únicas grandes economías que han visto revisadas a la baja sus estimaciones de crecimiento han sido Estados Unidos y Reino Unido.

La estimación de crecimiento para la economía americana este año y el que viene se queda en algo más de un 2%, por debajo de lo que se considera su crecimiento potencial. Es probable que el FMI estuviera muy optimista con la capacidad de la Administración Trump para sacar adelante un plan de estímulo fiscal, sustentado en la promoción de infraestructuras y los recortes de impuestos. Sin embargo, cada día que pasa el entendimiento del nuevo presidente con las Cámaras parece más complicado.

En el Reino Unido parece que la incertidumbre del brexit se empieza a pagar en términos económicos. Y no parece que las dudas sobre el mismo se vayan a disipar en el corto plazo. El inmobiliario se resentirá y la inversión extranjera también. El daño ya está hecho independientemente de cuál sea el desenlace.

Ahora importa que el comercio mundial siga tirando y que todos estos amagos proteccionistas se queden en eso. La globalización no ha muerto y es más necesaria que nunca para seguir tirando del carro.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Últimas entradas de José Ramón Iturriaga (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.