Las operaciones corporativas no solo afectan a la banca

El baile de operaciones corporativas ha comenzado y no hay un día sin un nuevo anuncio. Unas tienen más sentido industrial y otras más financiero. Y aunque en algún caso cuesta ver el ángulo correcto, ahí están. En el entorno actual de crecimiento, bajos tipos de interés, facilidad del crédito y muy buenas condiciones de acceso a los mercados de capitales, el mundo de las fusiones y adquisiciones ha cogido tracción. Y todo apunta a que no ha hecho más que empezar.

En concreto, merece la pena comentar la posible operación más sonada de los últimos días: la compra del banco alemán Commerzbank por el francés BNP. Sería la primera gran operación trasfronteriza y supondría una sacudida de enormes proporciones para el sector. El principal accionista del banco alemán actualmente es el Gobierno porque, como probablemente se recordará, Commerzbank fue rescatado en el arranque de la crisis, hace ya casi diez años. Así que se trata de una decisión cuasi administrativa que puede tener sentido si se interpreta como un movimiento más hacia la consolidación de la banca en la UE.

Además, resulta probable que esta operación forme parte de una estrategia con mayor recorrido que no solo afecte al sector bancario. De hecho, en paralelo se está hablando de la posibilidad de integrar la división de trenes de Siemens con el gigante nacional francés Alstom en una operación estructurada, similar a la que hicieron con la española Gamesa.

Así las cosas, una operación como la de Commerzbank supondría el pistoletazo de salida del tan ansiado –por el BCE fundamentalmente– proceso de consolidación bancario europeo, que transformará el mapa de entidades, reduciendo el número de jugadores a cinco o seis grandes grupos. Y todo indica que los bancos españoles también participarán en este proceso, por lo que, hoy por hoy, resulta muy difícil saber cómo puede quedar el sector en unos años.

El proceso de consolidación en cada país –ya en marcha– es un primer paso necesario, pero no suficiente. Y en el caso de algunos bancos españoles, dado su tamaño y su escasa proyección internacional, todo les señala como posibles comprados –que no compradores– en el momento que este intercambio de cromos se ponga en marcha definitivamente.

El baile será largo, pero es inevitable. Y en estos casos resulta mucho mejor buscar un compañero de viaje frente a que nos lo impongan a la fuerza.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga

José Ramón Iturriaga

Gestor de los fondos de inversión Okavango Delta FI, Kalahari FI y Spanish Opportunities. También gestiona el plan de pensiones Okavango PP. Es socio de Abante Asesores y colabora habitualmente con medios de comunicación como ABC y OndaCero, entre otros.
José Ramón Iturriaga

Latest posts by José Ramón Iturriaga (see all)

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.