Operaciones corporativas

Durante las últimas semanas, prácticamente a diario hemos desayunado con la noticia de alguna operación corporativa. Las hemos tenido de todos los tamaños y colores. Grandes, pequeñas y medianas, en todos los sectores, nacionales e internacionales. Y todo indica que esto no hecho nada más que empezar. Los bajos tipos de interés, la vuelta a la vida de los mercados de capitales y la mayor disposición de los bancos para prestar, son una combinación perfecta para que esto continúe.

EQED-noviembre-jriturriaga-jose-ramon-iturriagaLos menores costes financieros se están traduciendo en menores exigencias sobre el retorno financiero. Un buen ejemplo ha sido el precio al que el grupo español ferroviario ha vendido a un inversor institucional canadiense una participación en una autopista americana. Los grandes inversores institucionales que tienen un acceso prácticamente ilimitado a la financiación, están pagando precios cada vez mayores tanto por las mayores valoraciones como por las mejores perspectivas. Los menores retornos exigidos por los dueños del big money se está trasladando, lógicamente, al resto de mercados. La clave, como hemos comentado en otras ocasiones, es entender que esta situación ha venido para quedarse. Y las consecuencias son muchas y para todos los gustos.

Las compañías han apretado el acelerador gracias a los menores costes financieros, que facilitan unos números muy claros a la hora de realizar operaciones corporativas de todo tipo. Sin ir más lejos, la francesa Air Liquide se financia a diez años a poco más de un 1%, con lo que los retornos que debe exigir a la reciente adquisición americana son muy inferiores a los que hubiera tenido en otro momento.

Respecto a España, ya suenan los tambores de guerra. Y el banderazo de salida probablemente lo marquen las elecciones del próximo mes de diciembre. Por un lado, en cuanto los miedos acerca de una eventual radicalización de nuestra política terminen de desaparecer, el atractivo relativo de la bolsa española va a propiciar operaciones transfronterizas. Y, por otro, probablemente el nuevo gobierno –descartados escenarios extravagantes– acelere las operaciones que ya se barruntan en aquellos sectores en los que su beneplácito es necesario.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Últimas entradas de José Ramón Iturriaga (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.