Pesimistas y tal

El tema de por qué los pesimistas parecen más inteligentes es algo que traigo de forma periódica a esta página, seguramente porque yo peque de los contrario.

04042016-jriturriaga-jose-ramon-iturriagaY lo hago porque tras las conversaciones de las últimas semanas he podido comprobar que la gente me mira con todavía mayor incredulidad. Mis comentarios, más o menos argumentados, sobre que las cosas no están tan mal o que al menos resulta improbable que esto acabe en una crisis, son acogidos con escepticismo en el mejor de los casos. Por razones que no alcanzo a entender, la gente prefiere que le digas que esto se va de mal en peor.

Y no es algo que se limite a los mercados financieros. En todos los ámbitos de la vida aquellos que predicen el desastre son percibidos con una cierta superioridad. De ahí el famoso dicho de que el pesimista es un optimista bien informado. Sin embargo, los que no compartimos que la fatalidad es inevitable, no es porque estemos poco o mal informados, sino porque asumimos que vamos a ser capaces de sobreponernos a tamañas calamidades. Seguramente lo decimos porque hasta ahora la raza humana así lo ha demostrado.

Sin ir más lejos, en los últimos cien años la Bolsa americana ha multiplicado por 18.000 y en todo este tiempo los que han anticipado el fin del mundo y que el mercado de valores desaparecería se cuentan por cientos. Tuvieron sus minutos de gloria, pero no ha trascendido que todos y cada uno de ellos se equivocara. Entiendo que en esto de la Bolsa parece que estás haciendo algo más cuando recomiendas de forma periódica salir corriendo y venderlo todo. Y lo más probable es que se trate un error, eso sí dando la impresión de que eres muy brillante.

Daniel Kahneman ganó un premio Nobel demostrando que la respuesta es mayor a la pérdida que a la ganancia. Puede ser una forma de autoprotección que aplicado al ámbito de las decisiones financieras constituya nuestro peor consejero.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Últimas entradas de José Ramón Iturriaga (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.