PIB: la caída y su interpretación

Los datos de evolución del PIB en el segundo trimestre del año levantaron una enorme polvareda, lógicamente. Una caída enorme, mucho mayor que la de los países comparables, dio pie a mucho titular sensacionalista que dejó poco espacio al análisis. Una vez que se asienta el polvo hay que intentar comprender lo que supone ahora y en el futuro.

Es evidente que las limitaciones a la movilidad en España fueron mayores que en otros sitios y que dichas medidas han tenido mayor impacto en un modelo productivo como el español. En cualquier caso, no tiene ningún sentido hacer comparaciones con el pasado por golosas que puedan resultar informativamente, las causas tan particulares de esta crisis lo descartan por completo.

También conviene aclarar que el PIB en si mismo es un indicador que mide el flujo y no el stock –la renta no la riqueza–, por lo que todos los comentarios sobre la pérdida de riqueza nacional son equivocados. La mejor forma de verlo es con el sector turístico: los miles de millones que se van a dejar de ingresar este año no son irrecuperables. Esta crisis no se ha llevado por delante nuestra capacidad para recibir 80 millones de turistas al año. En cuanto puedan, volverán a venir.

¿Se podrían haber hecho las cosas mejor? Sin duda. Pero eso no debe nublar el resto del análisis: el dato de la semana pasada no dice mucho. Sí, durante todo el periodo de confinamiento la economía se ha contraído más de un 18%, pero no se puede interpretar este dato como lo hubiéramos hecho en circunstancias más normales.

No es tiempo de lamentarse sino de mirar para adelante, lo peor está por detrás y la recuperación está en marcha.

Con los datos que vayamos conociendo los próximos días tendremos una idea mejor de la velocidad de esta recuperación y cómo de efectivas han sido, o no, las medidas que se han adoptado hasta ahora. El mayor riesgo sigue siendo que un eventual rebrote obligara a volver a la casilla de salida. A pesar de la impresión que se pueda tener por lo que vemos en los medios, la probabilidad de otro encierro es mínima, lo que constituye la mejor noticia para la economía.

Y, por cierto, de igual manera que los datos económicos de los últimos meses no dicen mucho, tampoco lo harán los datos espejo que conoceremos más adelante.

Artículo publicado en ABC.

Sígueme

José Ramón Iturriaga

Gestor de los fondos de inversión Okavango Delta FI, Kalahari FI y Spanish Opportunities. También gestiona el plan de pensiones Okavango PP. Es socio de Abante Asesores y colabora habitualmente con medios de comunicación como ABC y OndaCero, entre otros.
José Ramón Iturriaga
Sígueme

Latest posts by José Ramón Iturriaga (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.