La política no tiene implicaciones en las Bolsas o los bonos

Hay una pregunta que no han parado de hacerme en las últimas horas: ¿cómo afectan los últimos acontecimientos políticos a los mercados? Mi respuesta es siempre la misma: muy poco, por no decir nada. Más allá de la zozobra de los primeros momentos, probablemente el mercado no tarde en archivar lo sucedido en la política española durante los últimos días. Básicamente porque más allá de la conmoción que a cada uno le pueda haber causado, las consecuencias para los mercados son nulas.

EQED 20180604 JRIturriagaLa economía va a seguir creciendo al mismo ritmo que los últimos ejercicios. Los beneficios de las empresas van a continuar en la senda de la recuperación. Y la política monetaria no va a cambiar. Quizá haya demasiado ruido aún para que pueda resultar verosímil, pero es así. Lo que ha pasado nos puede parecer (o no) indignante, pero los agentes del mercado, tras muchos años de excesiva indignación, parecen haber interiorizado que para ganar dinero no vale con indignarse. De hecho, es probable que cuanto menos se indigne uno más dinero podrá ganar. La experiencia reciente nos ha enseñado que los desenlaces apocalípticos tienen la probabilidad que tienen y que resulta más sensato no correr con la multitud.

A mí me puede parecer bien, mal o regular la actualidad en la arena política española, pero eso no puede –no debe– nublar mi juicio a la hora de valorar las consecuencias que tiene para lo que en el argot llamamos fundamentales. El nuevo gobierno de Pedro Sánchez no tiene ni tiempo ni margen para hacer nada con consecuencias relevantes. Más allá de alguna medida de cara a la galería, el corsé que supone estar cerca de unas elecciones y la forma en la que ha llegado a la Presidencia del Gobierno no le permitirán hacer gran cosa. Ni bueno ni malo, nada. Es más, un eventual adelanto electoral podría leerse como algo positivo, en tanto que el resultado de esos comicios podría arrojar una composición del Parlamento más estable que el actual. Pero eso es otro cantar y para esos cálculos están los que de verdad saben de política y que pueden opinar con mayor autoridad que yo.

La moción de censura de la semana pasada, la crisis catalana o las próximas elecciones son circunstancias que el mercado percibe como de política interna. No tienen mayores consecuencias porque los inversores ya han aprendido que no las tiene. Y aunque lógicamente nos afecte, porque afectan y mucho, no tienen implicaciones en lo que pueda pasar con las bolsas o los bonos.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga

José Ramón Iturriaga

Gestor de los fondos de inversión Okavango Delta FI, Kalahari FI y Spanish Opportunities. También gestiona el plan de pensiones Okavango PP. Es socio de Abante Asesores y colabora habitualmente con medios de comunicación como ABC y OndaCero, entre otros.
José Ramón Iturriaga

Latest posts by José Ramón Iturriaga (see all)

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.