Riesgos políticos

Foto: Gage Skidmore

Cualquier analista que se precie le recitará de carrerilla los riesgos políticos a los que se enfrenta el mundo en general y los inversores en concreto en los próximos meses. Por orden cronológico, lo primero son las elecciones en Estados Unidos. En lo que a las consecuencias de una posible victoria de Trump se refiere, la doctrina discrepa. Los hay que piensan que podría ser peor que malo -fundamentalmente europeos de corte ortodoxo-; y en el extremo contrario están –o estamos– los que relativizamos mucho este riesgo pues no parece posible que pueda cumplir lo prometido, fundamentalmente porque no se lo cree ni él. Trump sólo ha sido un medio para llegar a un fin.

jri-10-10-2016Luego vendrá el referéndum italiano. Y prácticamente todo el mundo coincide en que se trata de un asunto doméstico sin mayores consecuencias para los demás. Las elecciones francesas del año que viene, sin embargo, suscitan más dudas. En primer lugar se tiene que aclarar quién es el candidato conservador a la presidencia. Sarkozy malo, Juppé bueno. Las posibilidades de que el votante socialista apoye a Juppé en una casi segura segunda vuelta contra Marine Le Pen son altas. Con Sarkozy serían las mismas que tendría su amigo Aznar con los socialistas españoles si tuviéramos idéntico sistema electoral en España.

Las elecciones alemanas también añadirán ruido, pero la madurez política de los partidos tradicionales está fuera de duda. ¡Qué envidia!

Y como siempre, ahí está China. Nadie entiende muy bien lo que está sucediendo. La posibilidad de que una crisis económica pueda derivar en una revuelta social es el principal riesgo que lleva ya tiempo encima de la mesa, aunque de momento no ha habido ninguna señal.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Sígueme
Últimas entradas de José Ramón Iturriaga (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.