Grandes rebajas de las socimis en el ladrillo

La semana pasada, reunido con un alto responsable de una importante socimi española, resumía su frustración en una sentencia: «hoy, a través de algunas compañías cotizadas, puedes comprar el metro cuadrado de Castellana a 7.000 euros cuando en el mercado está a 10.000 euros». Es una forma muy sencilla de entenderlo. Cómo puede ser que, si compro ladrillo a través de un vehículo cotizado, con todas las ventajas que eso implica como inversores, pueda hacerlo con importantes descuentos respecto al precio que tendría acudiendo directamente al mercado. Realmente no tiene sentido. Se mire como se mire, no tiene ni pies […]

Leer más

El mercado se ha pasado de frenada con España

Hace pocos días me llegó un informe de un afamado «hedge fund» extranjero en el que ponían a España a caer de un burro. Quien me lo mandaba, lógicamente, me conoce y sabe que en los últimos tiempos he destacado como defensor de la oportunidad de inversión que hay en la Bolsa española. El argumentario, escrito al parecer por un español converso, recoge en un inglés muy recargado la opinión más o menos generalizada que se ha instalado en la City londinense y por la que España sigue sin entrar en el radar del inversor internacional. Hay que reconocer que […]

Leer más

Prima de iliquidez

El concepto tradicional es el de prima de liquidez. Esto es, la mayor liquidez de una inversión la hace más atractiva y eso se deber reflejar en un mayor precio, la prima. Sin embargo, durante una reciente y animada conversación con un muy buen conocedor del mercado financiero argumentó al revés. Ha llegado a la conclusión de que, en el entorno actual de tipos de interés, las inversiones menos líquidas cotizan hoy con prima por la ausencia de alternativas. Es preferible, argumentaba, tener el dinero enterrado por un plazo largo que tenerlo disponible. Y puede que en parte tenga razón. […]

Leer más
Espana, destino privilegiado

La valoración de los bancos

La valoración de la banca española ha llegado a un punto tan absurdo que permite hacer ejercicios de finanzas propios de Barrio Sésamo. Si, por ejemplo, cogemos cualquiera de los dos grandes bancos españoles –aunque uno es mucho más grande que el otro, más del doble por su valor en Bolsa– y hacemos lo que en el argot se llama una suma de partes, se llega a conclusiones muy elocuentes. El ejercicio consiste en valorar cada una de las filiales de los bancos españoles según su valor de mercado, si es que cotizan en algún mercado extranjero –como puede ser […]

Leer más