El terror no ganará: los mercados lo descuentan

Tener que analizar sucesos tan terribles como el de la semana pasada en Barcelona desde la óptica de los mercados resulta duro, pero es lo que irremediablemente nos toca. A otros les toca analizar las causas y las consecuencias, o si los unos y los otros han estado a la altura de las circunstancias. A mí, aunque pueda sonar algo descarnado, me toca ver si este tipo de atrocidades tienen o no consecuencias en los mercados financieros.

JRI - El quinto en discordia ABCLa lectura rápida es que ya no afecta. No es que los mercados hayan aprendido a convivir con esta barbarie, sino que interpretan –por así decirlo– que estas atrocidades tienen muy poco recorrido y pocas consecuencias desde el punto de vista económico. En cierta medida, aunque resulte duro decirlo, la experiencia acumulada en los últimos años que ha sido mucha: las Torres Gemelas de Nueva York, la estación de Atocha, el Metro de Londres y Niza más recientemente. Todo ello permite que el mercado anticipe que las consecuencias, siempre desde la óptica económica, son pocas o ninguna, y por ello no reacciona. Con las Torres Gemelas, las Bolsas cayeron durante unas semanas. Con el Metro de Londres unos días. Y desde entonces, estos actos salvajes no tienen mayores consecuencias.

En cierta medida, los mercados anticipan que tienen poco recorrido: podrán morder una, dos o muchas veces, pero la guerra la van a perder. Los terroristas están condenados al fracaso porque somos más, somos mejores y la razón está con nosotros. La huida hacia adelante de estos salvajes durará un tiempo, pero no va a llevarles a ningún lado. Eso es lo que con muy buen criterio nos dicen los mercados cuando, como estos últimos días, dan la espalda al terror.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Últimas entradas de José Ramón Iturriaga (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.