Todos los charcos

El año 2016 será recordado como el año en que los mercados, desde un punto de vista inversor, pisaron todos los charcos. También el de la victoria del peor candidato a presidente de los Estados Unidos, o al menos así era a priori. Ya nunca sabremos cuál hubiera sido la reacción de haber ganado Clinton, lástima.

jri-14-11-2016Ahora bien, la reacción a la victoria de Donald Trump –y no me contento con que el tono de su primer discurso fuera más o menos conciliador– supone un cambio sustancial en la forma en que medimos algo tan complejo como el nivel de escepticismo de los mercados. El comportamiento de los mismos tras el brexit, recuperando en pocas semanas los niveles a los que cotizaban previamente, ya fue un aviso. Que en EE.UU. el mismo día del resultado menos preferido por los inversores las bolsas acabaran subiendo –y repito, no me vengan otra vez con lo conciliador del tono de su discurso por favor– es síntoma de que se ha pasado página. El mercado parece que se ha cansado de poner en precio escenarios apocalípticos, con los que se nos amenaza en todos y cada uno de los eventos a los que nos enfrentamos. El siempre recomendable relativismo, más aún en un mundo de grises, ha regresado: los desenlaces no son blancos o negros, y todo lo que no tiene mucho sentido que suceda, no suele suceder.

Desde la óptica de los mercados, bienvenida sea la victoria de Trump si supone cierta normalización de la percepción del riesgo. Ya iba siendo hora de que la venda del escepticismo, que nublaba el buen tino de los mercados, se cayera y diera paso a análisis menos sesgados y más ecuánimes, con los fundamentales recuperando el protagonismo perdido.

No sé si es verdad aquellos que decía Keynes, “el mercado puede permanecer más tiempo irracional que usted solvente”, pero sin duda se agradece que vuelva la cordura, el tiempo de los agoreros ha pasado.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Sígueme
Últimas entradas de José Ramón Iturriaga (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.