Unicaja-Liberbank: no a cualquier precio

Tras nueve meses, la montaña parió un ratón. Un largo proceso de «due diligence» y al final no se han puesto de acuerdo en el reparto de la entidad resultante de la fusión. Unos alegarán que eran más grandes; los otros que hacen mejor las cosas. Después de todas estas idas y venidas, de mirar todos los libros, de analizar procesos, no se han puesto de acuerdo en cómo repartirse el pastel. Así de prosaico.

No es que no interese, es que no interesa a cualquier precio. La lógica económica de las fusiones de bancos nacionales es clarísima: la integración permite reducir la base de costes de las dos entidades en prácticamente un 40%, lo que genera mayores beneficios y por tanto mayor valor. En una compañía de un tamaño semejante, el potencial ahorro de costes sería superior a los 200 millones de euros lo que, haciendo un número muy burdo (finanzas Barrio Sésamo), son prácticamente 2.000 millones de euros en valoración, mientras que hoy la suma de las dos en Bolsa no alcanza los 3.000 millones. Por lo tanto, si no han llegado a un acuerdo es porque probablemente hay un plan B. O por lo menos uno de los dos lo tiene, lo que le ha permitido estirar la cuerda más allá de lo razonable en estas negociaciones.

Unos, los malagueños, no están dispuestos a traspasar determinadas líneas rojas –lo venderán como disciplina– y pueden seguir su singladura independiente. Los otros, dado el perfil financiero de sus principales accionistas, probablemente estén trabajando en otra alternativa. La más evidente es la que ya sonó hace unos meses cuando se filtró el interés de la entidad gallega Abanca, previo análisis de los libros. El plan entonces quedó en agua de borrajas, porque de acuerdo con la ley de opas tendrían que lanzar una oferta; pero ahora, una vez que se ha truncado la fusión, pueden retomar el proceso.

La última pata del proceso de consolidación de la banca española está lanzada. Antes de fin de año tiene que salir a Bolsa Ibercaja, que es otro claro candidato a participar en el proceso de concentración en esa búsqueda de campeones nacionales que desea el Banco Central Europeo (BCE). Y seguramente veamos más movimientos cuando los ejecutivos de los bancos tengan claro cuándo dará comienzo la normalización de los tipos de interés en Europa.

Artículo publicado en ABC.

José Ramón Iturriaga
Sígueme

José Ramón Iturriaga

Gestor de los fondos de inversión Okavango Delta FI, Kalahari FI y Spanish Opportunities. También gestiona el plan de pensiones Okavango PP. Es socio de Abante Asesores y colabora habitualmente con medios de comunicación como ABC y OndaCero, entre otros.
José Ramón Iturriaga
Sígueme

Latest posts by José Ramón Iturriaga (see all)

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.