Vuelve el «marketing» del miedo

Han vuelto, siempre lo hacen. Es natural. Se trata de una herramienta muy efectiva y la experiencia demuestra que la memoria de los ciudadanos en esto del dinero es corta. Aprovecharse de los eventuales miedos de los inversores menos sofisticados es algo que ha pasado y seguirá pasando siempre: simplemente porque el conocido «marketing» del miedo funciona.

Hoy como ayer, aprovecharse de las emociones de los inversores en beneficio propio resulta muy sencillo. En el entorno de crispación política y social actual, magnificar los riesgos para arrimar el ascua a tu sardina es un juego de niños. Y si atendemos a experiencias pasadas, que han sido muchas en los últimos años, las decisiones que se toman con el estómago han resultado siempre equivocadas. Ahora, y esto lo explica muy bien el «behavorial finance», como nos permite dormir mejor, no consideramos que dejarse llevar por las emociones sea un error y, por tanto, tampoco se lo echamos en cara a quien «de buena fe» nos empujó a tomar esa decisión. En muchos casos, esta alma cándida solo ha tenido que dejar hacer a un inversor preso de sus miedos, el tiempo hizo lo demás.

Resulta en cierto modo inevitable que el ser humano se deje llevar por sus emociones. Es lo que está detrás de gran parte de las ineficiencias de los mercados. Lo que, sin embargo, resulta una mala práctica, que raya con la inmoralidad, es servirse de estos atajos para hacer negocio. Es una versión del populismo, hoy tan en boga, pero quizás más lamentable, pues no persigue otra cosa que el lucro de una forma descarada. El único consuelo es que esta forma de hacer las cosas retrata muy bien a quien la pone en práctica.

Artículo publicado en ABC.

Sígueme

José Ramón Iturriaga

Gestor de los fondos de inversión Okavango Delta FI, Kalahari FI y Spanish Opportunities. También gestiona el plan de pensiones Okavango PP. Es socio de Abante Asesores y colabora habitualmente con medios de comunicación como ABC y OndaCero, entre otros.
José Ramón Iturriaga
Sígueme

Latest posts by José Ramón Iturriaga (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.